Asesoría y Apoyo

Duelo

Toda pérdida en nuestras vidas, da lugar a un Duelo.
La muerte es, nuestra última pérdida… la más extrema y radical.
El Duelo es el tiempo en que elaboramos esa pérdida, es bueno y necesario que ocurra.
En Santísima Trinidad Recoleta, queremos ayudarte a vivir este camino de Duelo.

Para ello, sólo tienes que comunicarte con nosotros al 223 741445 o al 9 69047146, con Teresa Zañartu.

Este servicio es gratuito, para cualquier miembro de la familia, por el tiempo que lo necesite.

Teresa Zañartu.

Como vivir mi duelo

Etapas que siguen a una pérdida

Algunos autores definen “etapas”, otros “sentimientos” y otros “tareas” del duelo. El duelo es entendido como el proceso que sigue a la pérdida de un ser querido.

La siguiente presentación define las llamadas “etapas”, sin querer entender por ello, que todos pasan necesariamente por ellas, ni que son estrictamente secuenciales ni que se dan en el orden descrito. Hay que recordar que cada ser es único e irrepetible con lo cual vive sus experiencias de acuerdo a su propia individualidad. No obstante, el tener conciencia de ciertas tendencias y procesos puede ayudar a entender mejor por lo que pasamos tras sufrir una pérdida.

Para lograr los efectos anteriores, en esta presentación se hablará de las “Etapas” en una adaptación basada en la autora Elizabeth Kubler-Ross.

  • Primera Etapa: Nos negamos a creer que la persona murió, pensamos que hay un error. Quedamos “momificados”. De pronto se trunca nuestro camino, hay desconcierto, desazón.
  • Segunda Etapa: El fin de la Etapa de Negación da lugar al sentimiento de la rabia, impotencia. Se buscan culpables. Hay pérdida de control.
  • Tercera Etapa: Hay desorganización, desesperanza, una aguda tristeza, un hondo pesar: “Detengan el mundo que me quiero bajar”.
  • Cuarta Etapa: Cuando se acepta la realidad de la pérdida y se reorganizan los roles. La persona puede hablar de la muerte y del fallecido con mayor tranquilidad.

Este es un camino, con avances y retrocesos. Se habla de no menos de un año (etapa en la que ha pasado por lo menos una de todas las celebraciones que nos convocan). La persona aprende a vivir sin el otro y a buscar otras maneras de encuentro .

Tareas del duelo

Otro enfoque se centra en tareas más que en etapas, aludiendo al hecho de que las etapas de alguna manera “condicionan”, restando fuerza a la idea de ser un sujeto activo y no pasivo del propio duelo.* (Worden, J.W “Crief counseling and grief therapy”, 1982
Santiago Rojas Posada. “El manejo del duelo”, 2005)

Primera Tarea: Reconocer y Aceptar la realidad de la pérdida.
Afectivamente aceptar la irreversibilidad y a nivel mental, reconocerla en todos sus aspectos. Lo anterior produce mucho dolor, es desgarrador, sin embargo encamina hacia un sano duelo.

Segunda Tarea: Liberar y expresar todas las emociones y sentimientos.
Hablar y dejar salir las emociones (rabia, culpa, tristeza, impotencia, miedo, desesperación) y, a nivel cognitivo, la incredulidad, confusión, obsesiones. A nivel orgánico; exceso o defecto alimenticio, falta de aire, debilidad muscular, etc.

Tercera tarea: Capacitarse para desenvolverse sin la persona fallecida.
El duelo nos obliga a solucionar problemas y situaciones que surgen de la carencia del otro.

Cuarta tarea: Recuperar interés por la vida y las personas.
Establecer nuevos vínculos. No se remplaza a nadie, sólo se reubican los afectos.

Material de Apoyo

Skin Color
Layout Options
Layout patterns
Boxed layout images
header topbar
header color
header position